Símbolo Servicios Gráficos

¿Las emociones de compra se forjan en el corazón o en el cerebro?.

12/02/2018. Categoría: Sin categoría

Dice el catedrático en comunicación, Jesús Timoteo Álvarez, que es muy probable que los avances académicos en el ámbito de la Comunicación y del Marketing vengan de la mano de la Genética, de la Neurobiología. Estaremos hablando pues, de la Neurocomunicación.

Para terminar de asentar las bases de las que parte Timoteo Álvarez el autor nos especifica que “de estas ciencias (genética y neurobiología) nos interesan, en los análisis relativos a la Comunicación, dos cosas importantes. Una tiene que ver con los modos nuevos de acceso a la Información y el Conocimiento. La otra tiene que ver con las nuevas concepciones del hombre, de la sociedad y de los mercados en cuanto lo son de la información, el ocio, el consumo y similares.”

Ante este nuevo panorama académico las agencias y empresas en general que desarrollen su actividad en el ámbito de la Comunicación, deberán estar atentas a este debate que, si bien de momento, tiene lugar fundamentalmente en la “academia” deberá de ser experimentado y puesto en práctica a través de las estrategias reales que las empresas desarrollen también para clientes reales. Recordemos que en comunicación, son muy pocas las cosas que se pueden convertir en ciencia hasta que no han sido “comprobadas” y “testadas” en situaciones reales.

Pero, ¿Qué es eso de la Neurocomunicación?.

Para contestar a esta pregunta vamos a seguir a Néstor Braidot y a lo que nos dice en el capítulo 8 de su libro “Neuromarketing”. El capítulo 8, que lleva por título, “De la comunicación a la neurocomunicación” nos dice que el cerebro humano funciona siguiendo un principio de economía mental que la mayoría de las veces lleva a un individuo a percibir la realidad de una manera sesgada o parcial. De esta forma las personas, cuando nos enfrentamos a observar y percibir la realidad aplicamos una serie de filtros (miedos, intereses, experiencias, recuerdos…) que impiden que un número desmesurado de estímulos desborde nuestra capacidad de procesamiento de información. En resumen, el cerebro tiene la capacidad de filtrar y suprimir lo que considera redundante o innecesario a la hora de tomar una decisión de compra. Y es ahí donde precisamente está la clave de lo que la Neurocomunicación puede hacer por las marcas. ¿Quién no querría saber qué información darle a alguien para que finalmente elija nuestro producto frente a los de nuestra competencia?.¿O qué información no darle para no saturar su cerebro?

Hemos simplificado al máximo la conceptualización del concepto de la Neurocomunicación, pero esperamos haberos ofrecido los suficientes datos para que más de uno se replantee si puede seguir creyendo en lo que decía Blaise Pascal “El corazón tiene razones que la razón no entiende”. A partir de ahora más bien deberíamos plantearnos si las emociones se forjan en el corazón o se forjan también en el cerebro.

Los comentarios están cerrados.