Los principios de un buen packaging

La primera impresión siempre cuenta. Esta es una norma de la cual ni las marcas se escapan, por ello cada vez resulta más importante el packaging de un producto. El empaque debe ser una combinación perfecta de colores, tipografía y un mensaje creado con mimo para lograr capturar la atención de los consumidores y despertar el deseo. Estaríamos hablando de una especie de arte de seducción, llevándolo al mundo del marketing.

Algunos expertos del sector aseguran que es una de las disciplinas más completas debido a que “tiene algo de diseño de producto, algo de gráfico, algo de copywriting y requiere de mucho estudio previo ya que sólo dispones de unos pocos centímetros para comunicar”.

El packaging de una empresa es otro de lo elementos de la identidad corporativa que, además de vender, comunica los valores de la marca.

En Símbolo Gráfico hemos trabajado en todas las fases del desarrollo de producto, desde la conceptualización hasta la producción y conocemos la importancia de crear el packaging perfecto para cada producto u ocasión.

El empaque de un producto no solo vende y enamora, con eso de que el amor entra por los ojos. Debe también hablar de la marca, generar recuerdo, ser único y útil. Todo al mismo tiempo.

Pero, seguramente te preguntarás ¿cómo lo hago? Aunque parezca sencillo debe cumplir con ciertas características, por ello a continuación hablamos de algunos criterios a tener en cuenta.

Funcional

Un buen packaging debe cumplir con su función más simple: envasar un producto y hacer posible su distribución. Debe permitir de manera sencilla que el cliente lo abra, transporte, guarde y, finalmente, deseche.

Esta es la función básica de un empaque de producto y si por ser original o cumplir con alguna otra característica pierde esta función, lamentamos decirte que te has alejado demasiado.

Diferénciate

Una sello y firma propia. Un buen packaging debe ser original y hacer que tu producto destaque sobre los otros en el lineal.

Pero no solo eso, si ya consigues que hable por si solo y las personas logren identificar a la marca con solo ver el packaging has triunfado.

Engagement

Un buen diseño de packging conecta al público con la marca y le permite a esta última posicionarse como favorita antes que sus competidores.

El engagement a través del empaque puede llegar a tal punto que los consumidores guarden el bote o la caja para ser reutilizado. Así es como más de un producto se ha convertido en un icono.

Objeto de deseo

Es útil,  único y genera engagement, entonces vendes. Aunque parezca más que obvio, la finalidad de toda acción de marketing es esa: vender.

Si estás haciendo un buen diseño del packaging de tu producto el resultado se reflejará en ese número que todos deseamos ver crecer: las ventas. Si no es así, algo está fallando en el camino.

Recuerda que el empaque es un elemento fundamental no solo en el desarrollo del producto, sino que puede marcar tendencia si se diseña para algún evento u ocasión especial.

Creatividad, una dosis de marca y diseño son clave para triunfar con el packaging de un producto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *