¿Qué son los productos ecológicos?

Por algún motivo que no conocemos muy bien, saber que algo es ‘ecológico’ relaja nuestra conciencia.

Requisitos para los «ECO»

 

Son productos que proceden de agricultura, producción y transformación libre de residuos químicos, respeto al medio ambiente en su producción. No alteración a través de hormonas o aditivos, herbicidas o pesticidas y respetan los ciclos naturales de producción.

Los insectos, parásitos y depredadores, se encargan de la propia selección natural de los recursos.

Tanto las semillas, como todos los elementos que forman parte de su germinación, deben ser 100% naturales y no proceder de laboratorio. Hemos de conocer la procedencia, el método de cultivo, su conservación y cómo se ha controlado el crecimiento del producto. Además, no pueden ser transgénicos (Organismos Modificados Genéticamente) ni tener grasas trans.

Entre los fertilizantes naturales sí que se pueden usar aquellos productos preparados en las instalaciones propias, lo que se llaman preparados biodinámicos. No se pueden utilizar fertilizantes minerales nitrogenados y solo puede usarse un suelo que previamente ha sido aprobado para su uso ecológico.

Diferencia entre ECO y BIO

Todos los productos calificados como ‘bio’ o ‘eco’ significan, grosso modo, buenas prácticas medioambientales.

Los alimentos bio, dependiendo del país, pueden ser alimentos que no han sido alterados genéticamente, ni sufrido alteraciones en un laboratorio, pero no significa que no se hayan usado pesticidas para su cultivo.

Pero en España, como decíamos, estos sellos son sinónimos.

¿Por qué decantarse por un producto ECO?

Además de tener más nutrientes, poseen menos grasas saturadas. Sus cualidades organolépticas son más agradables y superiores que en el caso de los alimentos convencionales.

  • Garantizan la salubridad de los animales, el cuidado del lugar en el que viven.
  • Superan la normativa más exhaustiva.
  • Hacer un uso responsable de la energía y los recursos naturales.
  • Además del tema saludable, favorece un desarrollo rural sostenible.
  • Se previene el famoso ‘efecto cóctel’. En la Unión Europea están fijados cuáles son los requisitos indispensables que debe cumplir un producto para poder llevar un sello que lo certifique como ecológico (elaboración, manipulación, envasado, etc).

¿Cómo sé que un producto es ecológico?

La ambigüedad de términos como «natural», «100%» o incluso en ocasiones directamente se usa el «ecológico», «ECO», «orgánico» y «BIO» se han de diferenciar por la certificación.

Los Sistemas Participativos de Garantía aseguran que se está adquiriendo un producto sin tóxicos, saludable y amigable con tu entorno.

Ha de tener el logo europeo (es obligatorio indicar el origen de las materias primas, UE o países terceros), aunque el logo del organismo o autoridad de control es optativo.

La utilización del logotipo, código numérico del organismo de control y el lugar de origen están regulados.

Los productos ecológicos españoles cuentan con un sello propio.

Todavía hay un pequeño retraso con respecto a los envases. No siempre son ecológicos. Los envases ecológicos se imprimen si se necesita con tintas comestibles recuperadas de las cáscaras y pieles de fruta.